Servicio a tu medida ...

Tips de Seguridad




¡Soluciones integrales de seguridad a la medida de tu necesidad!

Tenemos una solución integral de seguridad a la medida de la necesidad de tu hogar, organización o empresa.

Solicitar información

ALGUNAS RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD

Porque su seguridad es lo primero para nosotros, ponemos a su disposición y la de su empresa, algunas sugerencias y recomendaciones que le ayudaran a establecer una tranquilidad al interior y fuera de ella.

CURSO RÁPIDO ANTIRROBO:

Dale click a la imagen y descubre las diferentes modalidades de robo recomendadas por la Policía Nacional de Colombia.

Por lo anterior, resulta fundamental el tomar cartas en el asunto, no sólo para evitar el robo de nuestro vehículo sino además, y considerando la posibilidad de ser víctimas de violencia en el evento, para salvaguardar nuestra vida y la de nuestros acompañantes. Considera las siguientes 5 recomendaciones.


Reacción preventiva

Invierte en una póliza de seguro con cobertura amplia para evitar quedar desprotegido ante el robo de tu vehículo o en caso de accidente. Ocúpate de conocer y contratar los servicios de auxilio vial y de asistencia legal, que existen incluso de forma gratuita con tu proveedor de telefonía móvil.
Equipa tu auto con accesorios para evitar robo de partes, asegurar cristales y con dispositivos electrónicos de última generación para prevenir robo y, en su caso, facilitar su recuperación.

Conducción segura

Vidrios arriba, seguros abajo. Circula preferentemente en los carriles izquierdos de alta velocidad.
Al observar la luz preventiva en un semáforo, aminora tu velocidad, manteniéndote en movimiento el mayor tiempo posible y alineándote en los carriles centrales.
Al detenerte detrás de otro vehículo, mantén la distancia de seguridad necesaria, que es aquella que te permita observar las llantas de dicho vehículo.
Mantente alerta en todo momento y evita mostrar joyas o artículos, así como hacer uso de tu teléfono móvil.
Procura trasladarte en grupo o partir en caravana con tus amigos.
No des "aventones" a extraños ni pretendas tomar atajos por lugares desconocidos.
Conduce respetando los reglamentos y evita confrontaciones ante conductores hostiles.
Considera el tomar cursos profesionales de manejo evasivo y defensivo.

Seguro y equipamiento

Confía en tus sentimientos: si algo te da "mala espina", o sientes una "mala corazonada" respecto de una persona en tu entorno o en otro vehículo, desaparece de la escena. Cambia de rumbo o dirección intempestivamente o ingresa a un lugar público con estacionamiento de paga.
Al llegar a tu hogar, si observas personas sospechosas merodeando o a bordo de otro vehículo, no desciendas del tuyo. Sigue de frente y realiza una llamada telefónica a tu familia para que verifiquen la seguridad del entorno y te asistan en tu llegada.

Estacionamiento seguro

Utiliza preferentemente un estacionamiento público de paga, colocando y activando tus dispositivos de seguridad si tu mismo estacionas el auto.
Evita en lo posible dejar tu vehículo en la calle y si no cuentas con alternativas, considera las condiciones que pueda presentar el lugar a tu regreso, entrada la noche.

Respeta la regla de oro

"Un vehículo sirve únicamente para trasladarse de un punto a otro".
Infinidad de conductores acostumbran, después de haber llevado a una persona a su casa o destino, el permanecer conversando dentro del vehículo, lo cual ha originado una altísima cantidad de ataques.
La víctima perfecta en la calle es una persona dentro de un vehículo estacionado.
Evita ser la víctima perfecta, no permanezcas dentro de un automóvil en la calle, bajo ninguna causa, motivo, razón o circunstancia.

Si acudes a un club deportivo, cuida tu conversación y toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

Perfil bajo

Sé discreto, evita portar joyas o relojes ostentosos, que denoten tu posición económica.

Plática

Si vas a conversar, orienta tu plática a temas generales, evitando entrar en cuestiones personales. No hagas alarde de tu situación financiera ni de tus bienes materiales.

Ocupación

Si te preguntan a qué te dedicas o dónde trabajas, no indiques plenamente el nombre de tu organización, tu cargo o rol en la misma, ni denotes el hecho, si es el caso, que eres empresario. Menciona, de ser necesario, el ramo en que te desempeñas y reorienta la plática al tema general.

Corte

Si, por alguna razón, te sientes incómodo con tu interlocutor o consideras que la conversación busca obtener información confidencial de tu persona, corta la plática de inmediato, retirándote del lugar amablemente: "se me hace tarde, me tengo que retirar ya, hasta luego".

Contacto

Considera seriamente el intercambiar tarjetas de contacto con personas que conozcas en este tipo de lugares y, si aceptas tener alguna cita o encuentro, toma tus debidas precauciones.

Contacto

Considera seriamente el intercambiar tarjetas de contacto con personas que conozcas en este tipo de lugares y, si aceptas tener alguna cita o encuentro, toma tus debidas precauciones.

En un club, las personas te ven llegar, identifican tus rutinas y horarios, saben el tipo de vehículo que conduces, observan de cerca el tipo de joyas y accesorios que portas y, una conversación mal cuidada, puede ser el factor determinante para considerar un ataque en tu contra, si acaso tienes la mala suerte de estar frente a un delincuente.

Mantén un perfil bajo

Viste de forma discreta y no muestres joyas o alhajas.

Si eres mujer, mantén tu cabello recogido y evita el uso de minifaldas y escotes, para evitar agresiones de tipo sexual.

No muestres ni utilices tu teléfono móvil, a menos que sea estrictamente necesario.

Planea tu ruta

Determina con anticipación en dónde abordarás y descenderás del transporte público, seleccionando estaciones o paradas que no estén desoladas o mal iluminadas.

Procura ir acompañado y trasladarte con luz de día.

Evita las horas pico.

Lleva a la mano el dinero suficiente para pagar y adquiere tus boletos oportunamente.

Equípate

Adquiere una cartera de seguridad para llevarla por dentro de la blusa o pantalón y lleva una cartera falsa con un poco de dinero.

Porta un silbato tipo arbitro y utilízalo para pedir ayuda en caso de emergencia (no en asalto).

Evita el uso de calzado con tacón alto; utiliza zapato bajo con suela de goma para caminar cómodamente y en caso de necesidad de correr, lo puedas hacer adecuadamente.

Mantente alerta

Al caminar hacia la parada, hazlo por avenidas transitadas, incorporándote a grupos de peatones.

Mantén una mirada periférica. Evita el uso de audífonos.

No te duermas en los trayectos y no entables conversación con desconocidos.

Sujeta tu bolso firmemente debajo del brazo y cruzando la correa por el hombro.

Si permaneces de pie, sujétate del pasamano con el brazo contrario.

Reacciona adecuadamente.

Evita mirar fijamente a las personas.

Desconfía de 'ligues fáciles' y si alguien te molesta de manera física o verbal, dile en voz alta "¡déjeme en paz ya!" para denotarle que no permitirás el abuso y manifestar a los demás el suceso.

Si algo o alguien te da 'mala espina', confía en tus sentimientos; desciende del transporte y toma otro.

En caso de asalto, no opongas resistencia y entrega tus pertenencias.

Al solicitarlo. Ocúpate de identificar de manera previa los teléfonos de sitios de taxis oficiales en torno al lugar donde lo vayas a requerir. Solicita a la operadora, te proporcione las características del vehículo, placas y nombre del chofer que pasará a recogerte. Proporciona dichos datos en un mensaje de texto a algún familiar o amigo de confianza. Espera al taxi en un lugar seguro.

Si llegaste de viaje, no corras riesgos, elije los taxis que ofertan sus servicios dentro de la misma terminal, otorgándote tarifas autorizadas, seguro por accidentes y facturas fiscales.

Antes de abordar. Observa las características del taxi y no te subas a vehículos modificados, con vidrios polarizados, adornos en exceso o que circulen sin luces. No abordes vehículos particulares ofreciendo sus servicios o aquellos que porten en los cristales permisos o amparos para circular.

Hazte acompañar por un amigo y antes de abordar, pídele que tome una fotografía del vehículo donde se aprecie su número de registro, es importante que el chofer se dé cuenta de la toma de la fotografía. Si vas solo, toma la fotografía y envíala por internet a gente de tu confianza.

Al abordarlo. Verifica que los datos proporcionados por el sitio de taxis, correspondan al vehículo que pasó a recogerte, que las placas coincidan con el rótulo de las puertas y el tarjetón con fotografía coincida con el chofer. No lo abordes si algo te da desconfianza. Si tomas un taxi en la calle, elije uno que vaya circulando y no el que se acercó a ti a ofrecerte el servicio. Opta por tomar uno del que se acabe de bajar una persona. No tomes taxis parados a las afueras de centros bancarios o comerciales, acude a una base de taxis autorizada. Determina la tarifa a pagar con el chofer o si estará sujeta al cargo del taxímetro.

Durante el trayecto. Súbete, cierra y abre la puerta para verificar que no tenga colocados los seguros para niños y ocúpate cerrar con seguro las puertas. Ubícate en el asiento detrás del chofer. Indícale tu dirección de destino y la ruta preferida.

Realiza o simula una llamada, indicando a la persona "Ya voy para allá, voy en un taxi de color blanco con verde, que conduce el señor José López, con placas ABC-123, para que me esperen al llegar, ya te mandé la foto".

Cuida tu conversación con el chofer, no hables asuntos personales, orienta tu charla a temas sobre el clima y tráfico. Desconfía si el chofer hace señas a otro vehículo o si llama por su teléfono a un tercero, ya que podría hacerlo a un cómplice. Si lo hace o si toma una ruta alterna sin tu consentimiento, bájate intempestivamente en la primer oportunidad.

Llegada a tu destino. Prepárate para llegar, ten listo tu pago y no demores en bajarte. Si la llegada es a tu hogar, evita señalarlo al chofer, indícale que se detenga unos metros antes, para que cuando arranque, no se de cuenta a donde te dirigías.

Como complemento a estos consejos, te recomendamos ampliamente leer el capítulo de Seguridad en el Transporte Público del Manual de Seguridad, así como el artículo Seguridad en el Transporte Urbano.

Mantente siempre alerta y con un perfil bajo

No te distraigas y conserva una mirada periférica del entorno. Procura bajar tu perfil en la calle, no haciendo ostentación de prendas y accesorios de lujo, particularmente joyas y relojes.

No lleves grandes escotes ni micro faldas, ya que ahora hasta un piropo se puede convertir en una agresión sexual.

Evita utilizar tu teléfono inteligente para hablar o enviar textos y no lleves puestos tus audífonos en los oídos o colocados en el cuello.

Equípate

Utiliza una cartera falsa y resguarda la verdadera por debajo del pantalón o camisa, en una fajilla de seguridad.

Porta un silbato profesional para pedir ayuda en casos donde consideres que puedes hacerlo y cuando no hayas sido sometido aún por un delincuente.

Si consideras utilizar productos de defensa personal, conoce su funcionamiento y reconoce sus limitaciones.

Camina con seguridad

Habitúate a caminar en contrasentido de los vehículos para evitar ser abordado de manera sorpresiva por uno.

Utiliza calzado de goma bajo que te permita caminar cómodamente y, en caso de necesidad de correr, lo puedas hacer adecuadamente.

Mantén tu bolso o portafolios pegado a tu cuerpo, por debajo del brazo y colgado de forma cruzada de tu hombro, consérvalo del lado contrario al arroyo vehicular.

Camina firmemente siempre atento al entorno.

Evita atajos e incorpórate a grupos de peatones.

Identifica sospechosos

Los delincuentes son, por lo general, hombres entre 17 y 45 años que no suelen estar acompañados de niños o adultos mayores.

Desconfía de personas que porten un periódico doblado o un saco en la mano, así como de individuos que utilicen chamarras o gorras y lentes obscuros.

Mantente alejado de ellos y muy alerta en lugares con grandes concentraciones de gente, puestos ambulantes y en el transporte público.

Reacción preventiva

Confía en tus sentimientos. Si algo o alguien no te da "buena espina" o tienes una mala corazonada, cambia de rumbo intempestivamente, date la media vuelta, cruza la calle, ingresa a un sitio público, desaparece de la escena.

Si alguien te intenta abordar para pedir dinero, no le prestes atención, finge llamar a tus amigos a lo lejos y haz un ademán con la mano: ¡Pepe, Fernando, vámonos!, y corre hacia ellos.

Estas pequeñas acciones constituyen grandes oportunidades de disminuir tu riesgo de ser victimizado. Para conocerlas a detalle te sugerimos ampliamente leer el capítulo de Seguridad en la calle, del Manual de Seguridad.

Aliados